All Posts By

Vianey Gutierrez

Vida

Viejitas pero bonitas

Como dijo Luismi, los clásicos nunca pasan de moda y hace algunos años me propuse empezar a ver por lo menos lo más básico de lo básico de las películas de culto. Aquí mi primera tanda de películas con parejas icónicas.

1. Lo que el Viento se Llevó

Historia de amor clásica con triángulos y cuadros amorosos que además tiene a mi personaje femenino favorito de todos los tiempos, la hermosa y caprichosa Scarlett O’Hara. A a la par de esta historia vemos elementos que nos hablan de las situaciones socio históricas de mediados y finales de 1800 así que si te gustan las historias de amor de época y el drama, dale un vistazo a esta peli.  Cabe mencionar que viene en 2 partes y dura 238 minutos, esto significa que es más larga que titanic, haciendo cuentas yo creo que serían como 3 vhs o dos dvd’s. De todas formas es imperdible y el final, un clásico.

https://www.youtube.com/watch?v=LWB4ESEsnMY

2. Casablanca

En este caso es Rick, el protagonista, el que se roba la película. Situada en la ciudad de Casablanca en Marruecos, durante los conflictos de la segunda guerra mundial el encuentro con una mujer de su pasado obliga al personaje de Humphrey Bogart a replantearse su filosofía de vida. Con diálogos poéticos y una escena que te hará fan de la canción “As time goes by”, esta película es una joya en blanco y negro.

https://www.youtube.com/watch?v=Tpe2DhMY6pY

3. Los tres huastecos

Porque el cine nacional tiene mérito propio y no todas las parejas famosas son románticas, les presento una de mis películas favoritas del periodo dorado. Las frases famosas de “la tucita” están aquí y, como era costumbre en aquellos tiempos, canciones con el vocerrón del querido Pedro Infante, quien se lanza a cantar como princesa de Disney ante la menor provocación (no es que me queje, al contrario).

https://www.youtube.com/watch?v=Tpe2DhMY6pY

4. Desayuno en Tiffany’s

Película de cómo un gato encuentra por fin su hogar junto a una joven. Ah… nooo… Película en donde una misteriosa “femme fatale” que vive en Nueva York se encuentra con otro chico igual de emproblemado y pues las complicaciones se duplican. Si la cara hermosa y el estilo de Audrey Hepburn no te conquistan, seguro el encanto y de Holly lo harán.

https://www.youtube.com/watch?v=0NRdozW-flE

5. Vertigo

Considerada por algunos como la mejor película de todos los tiempos, este thriller psicológico cuenta la historia de un detective retirado que es contratado para seguir a una mujer. Las escenas que te hacen sentir como que estás medio aturdida y los giros inesperados te muestran porqué Hitchcock era un genio loco.

https://www.youtube.com/watch?v=DSOgatAXSOc

Y ustedes, ¿cuáles son sus clásicos favoritos?

Por Vanessa Guerrero

Inspiración

¿No tengo dinero o tiempo para #SelfCare?

Entonces probablemente estás por descubrir el verdadero significado del famoso #SelfCare, como yo. Cada día vamos encontrando nuevas tendencias de salud, bienestar, cuidado personal, etc. y el self care o cuidado propio pareciera ser una de ellas, cuando la realidad es que no es una tendencia “nueva”, siempre ha existido y es algo que está dentro de uno mismo – así es, el cuidado propio no está en un spa – el self care es mucho más que los productos de belleza, mascarillas coreanas, una visita carísima al spa, un retiro y todos los lujos que vemos en las influencers o celebridades hoy en día.

Momento de la verdad:

Yo creía que el self care era algo costoso e inalcanzable para mí, ya sea por mi estilo de vida, trabajo, responsabilidades, horarios, etc.

Pero, poco a poco fui descubriendo el verdadero significado y la importancia del cuidado propio. Cómo practicarlo desde que amanece hasta que anochece puede cambiar tu vida, cómo es algo que tus padres inculcan en ti y cuando llegas a la vida adulta es tu responsabilidad seguir desarrollándolo.

Ok, pero entonces ¿Qué es el #SelfCare o Cuidado propio?

En términos prácticos es cualquier actividad que uno mismo realiza para cuidar nuestra salud mental, emocional, espiritual y física.

Hasta aquí nadie nos dice que el self care es algo que se compra, es simplemente una actividad que tú mismo puedes realizar de manera libre y consciente. Por ejemplo: comer bien para cuidar tu cuerpo, dormir bien para darte un buen descanso, escribir en un diario para tu bienestar emocional, practicar meditación para desarrollar tu lado espiritual, etc.

Ahora, cuidado personal y consentirte son dos cosas distintas con un fin similar: cuidar de ti. La diferencia es que el cuidado personal rara vez cuesta y consentirte casi siempre tiene un costo, por ejemplo consentirte o el famoso término en inglés “pampering” es cuando vas al spa, museo, compras un masaje, etc. Todas estas actividades valen la pena TO-TAL-MEN-TE, pero no es self care propiamente.

El cuidado personal es educarte a ti mismo, es tomar las mejores decisiones para ti, es evitar que sigas destruyendo tu cuerpo, tu espíritu, tu alma… Es defenderte a ti mismo, darte el tiempo de conocerte, decir no cuando no quieres hacer algo, obligarte hacer cosas que tal vez “tienes flojera de hacer” pero que son para tu bien, porque tus papás ya no lo van hacer por ti, es cuidar tu energía, cuidar tu piel de la misma manera que cuidas tu alimentación, es AMOR PROPIO.

Porque el acto de AMOR PROPIO más grande es el cuidado personal, así como cuando amamos a una persona lo cuidamos, nutrimos, y queremos lo mejor para esa persona… Amarnos a nosotros mismos es lo mismo. Si quieres practicar el amor propio, tienes que empezar a cuidarte a ti mismo y practicar #SelfCare

Porque no importa cuanto digas “me amo, soy la mejor, me siento empoderada, segura de mí” si tus acciones – en privado o público – no demuestran cuánto te cuidas, valoras y procuras mental, emocional y físicamente.

Tener una rutina de sueño, lavar la cara, dientes, bañarse, preparar un buen desayuno, escribir un diario, desconectarse de las redes sociales, meditar, hacer oración, salir a correr, hacer ejercicio en casa, bailar, tomar una siesta, invitar a una amiga a cenar y platicar, dejar de compararse con los demás, crear un hobby que motive, leer un libro, dibujar, practicar yoga, encender una vela y tomar un té, hablar con un amigo por teléfono, salir a caminar, tomar más agua, practicar la puntualidad, comer despacio, hacer una lista de las cosas por las que estás agradecido, dejar de procrastinar, alistar pendientes antes de dormir, preparar comida nutritiva, limpiar, ver una película que inspire, desechar relaciones tóxicas, organizar tu clóset… ES SELF CARE Y NO CUESTA NI UN PESO.

Claro, hay actividades que promueven el cuidado propio que si cuestan como ir a terapia, doctor, gym, etc. pero no todo tiene que costar, no todo lo que vemos en las redes sociales como self care es propiamente eso, muchas veces es “pampering” y claro, de vez en cuando vale la pena invertir.

Pero lo que en verdad nos lleva un desarrollo personal, un encuentro con nuestra alma, nos brinda claridad, plenitud y nos permite crear la vida de nuestros sueños es el CUIDADO PROPIO.

Así que ya sabes, no necesitas dinero, no necesitas ir al spa caro, comprarte un smoothie de 90 pesos para un verdadero #SelfCare… necesitas conocerte, cuidarte, educarte y amarte.

Con cariño, Vianey.

Inspiración

Querido Lunes: 3 Ted Talks que te van a cambiar la vida

Oh my! ¡Que bonito lugar es el internet! – claro, si buscas bien – últimamente he analizado la época en que vivimos y todas las posibilidades que tenemos para aprender, conectar, compartir, crecer, etc. Oportunidades que antes no existían, como por ejemplo escuchar de los mejores y aprender ¡gratis!. Ahora, en el universo digital hay de todo, como en el mundo real, y lo ideal es prestar atención a lo que consumimos y rodearnos de todo lo bueno que el internet tiene para darnos, por eso para arrancar la semana quiero compartirte mis tres Ted Talks favoritas de toda la vida, aquellas que a mí me cambiaron la vida:

  1. Mel Robbins: How to stop screwing yourself over

2. Emily Esfahani Smith: There’s more to life than being happy

3. Brené Brown: El poder de la vulnerabilidad

¡Bonito inicio de semana!

Vianey.

Imagen vía Pinterest.

Inspiración

Querido lunes: 10 cosas que hacer está semana

Bueno pues, creo que ya agarre esta “sección” del blog como un diario de pensamientos y notas mentales, pero insisto: estoy segura que no soy la única que necesita un pequeño recordatorio de lo valiosa que es esta vida. Mi intención es escribir más publicaciones que los “queridos lunes”, y estoy segura que así será, pero primero necesito encontrar el ritmo del blog, porque en este mundo de influencers, yo decidí que quiero seguir siendo blogger y aspirante a escritora, así que a escribir.

Estos días no han sido fáciles – todo bien, lo prometo – pero entre el trabajo, las hormonas, pendientes, asuntos familiares… siempre termino perdiendo el rumbo y mi ansiedad se empieza alborotar. Y aunque mi intención no es escribir todo lo que me preocupa en este momento, sí puedo es escribir de lo que puedo aprender de ello y armar un plan para sacar adelante la semana.

Sé que no soy la única que a veces sienta que la vida la golpea duro, o que tal vez está pasando por una mala racha. Así es la vida y no hay manera de contestar a la pregunta de ¿por qué a mí, o por qué me está pasando esto?. La vida sucede.

Reflexionado sobre esto y cómo quiero empezar una nueva semana, decidí trabajar tres puntos esta semana, y como siempre a manera personal pero también lo comparto por si necesitas un plan de de acción para salir de esa “racha” o enfrentar la vida con fuerza esta semana y todas las semanas.

Enfócate y organízate. Es en especial si te sientes abrumada, y creo que es el punto no. 1 de lo que tengo que hacer. Haz una o las listas que sean necesarias de aquello que tienes que hacer y que te pueda dar paz en todo los pendientes que traes en mente, organízate y prioriza, recuerda que no puede hacer todo, así antes de irte a dormir haz una lista – razonable – de las actividades del día siguiente.

Limpia. Remueve todas las energías que hay en tu casa, además de que así te quitas un pendiente más y sientes mayor claridad mental.

Haz las cosas que tienes que hacer. Hay asuntos que no están en tus manos, y hay otros que sí, así que encárgate de lo que sí. 

Consientete y cuídate. Come bien, come cuando tengas hambre, nutre tu cuerpo y alma. Date un break para tomar un baño, escuchar tu canción favorita,  ponerte una mascarilla y descansar.

Habla con alguien. En este mundo digital olvidamos lo bien que nos hace al corazón tomar un café con alguien, o una llamada. Acércate e interactúa con la gente real, olvídate de las redes sociales y las poses, recuerda como era antes establecer una relación con otra persona.

Arréglate, estírate. Antes de empezar el día estirate y sacúdete – se lee chistoso, pero sacudirse hace tanto bien, y arreglate, no importa como te sientas o si no tienes nada que hacer, hazlo por ti.

Social media break. Si te sientes abrumada, presionada o triste… tal vez las redes sociales no es el mejor lugar para ti, ya sé que es lo más sencillo: abres las redes sociales y adormeces ese sentimiento. Pero la realidad es que terminará por dejandote un vacío y en este momento necesitas trabajar con tu interior.

Medita. 1 minuto o 5 minutos al día, pero necesitas sentarte y respirar.

Decreta. Esto me lo compartió mi mejor amiga, y la verdad me gusto la idea de empezar el día decretando – o algo así como pidiéndole a la vida o Dios – aquello que tú corazón anhela.

Lee esta pequeña frase al menos una vez al día: Life is tough but so are you.

O que es lo mismo a “la vida es dura, pero también tú”. Digamos que será la frase de la semana, ya que aunque hay días más difíciles que otros nunca debemos dudar de nuestra resiliencia.

Con cariño, Vianey.

Inspiración

Querido lunes: otoño en mis venas.

No sé donde estés en este momento, pero aquí el otoño ya se deja asomar. Empieza a bajar la temperatura, caen pequeñas gotas y es inevitable pensar que el año está por acabar. Desde hace años  el otoño es mi temporada favorita, tengo una fascinación por esta época del año y siento que en un sentido estoy conectada con él. Ahora, sé que el otoño comenzó hace unas semanas, pero hoy me levante y sentí golpecitos en el corazón, y es porque por fin sentí el otoño. 

Ahora, esta carta no se trata de mi amor por el otoño – o un poco – sino de lo mucho que podemos aprender de las temporadas. Cuando le digo a la gente que mi temporada favorita es el otoño, piensan que tal vez es por halloween o sus demás festividades, y la realidad es que ni siquiera son mis festividades favoritas (soy un elfo navideño), sino por el aire que se respira, sus colores, su coziness,  la necesidad de buscar calor en los brazos de quién más amas, la puesta de sol es más larga… pero lo que más amo es su significado. 

El otoño representa la cosecha, madurez, desprenderse de lo que no es esencial, dejar ir para renacer (no es casualidad que alrededor del mundo durante el otoño haya ritos o festividades relacionadas con la muerte y el renacimiento, como nuestro día de muertos). 

Quiero creer que sintonizamos con la tierra – se escucha un poco hippie, pero algo así – y que si acompañamos a las temporadas podemos aprender mucho de ellas. La naturaleza tiene un ritmo, y nosotros también, bien dicen: abraza cada una de tus temporadas que estés viviendo. 

Así que si vibramos con la naturaleza: el otoño es intuitivo, reflexivo y de desapego. Confía en ti, en las señales que ves a tu alrededor, en la naturaleza, tal vez es momento de dejar ir relaciones o hábitos tóxicos, soltar lo que ya no te sirve y prepárate para renacer porque el año está por terminar y estoy segura que no serás la misma. 

“El otoño es declive, pero ese declive prepara la renovación, tal como el otoño de la Edad Media llevó al Renacimiento”

El otoño no es sólo halloween y cómodos suéteres. Recibe la energía del otoño, descansa un segundo y piensa hacia dónde va tu valiosa vida y transforma. Abraza la temporada que estás viviendo y si es temporada de cambio, no tengas miedo: la tierra misma se está transformando. 

Todo va a estar bien.

Con cariño, Vianey

Inspiración

Querido lunes: amor del bueno, amor propio.

Hace dos semanas escuché a una persona decir algo que cambio mi forma de ver el amor propio, tal vez para siempre. A esta chica le preguntaron ¿qué recomiendas para practicar el amor propio?, y ella contestó yo relaciono el amor propio con el cuidado, cuidar lo que comes, con quién te rodeas, lo que consumes mental y físicamente” – ¡WOW! – esta pequeña frase estuvo resonando en mi cabeza por días. Y es que siempre había pensado en el amor propio como una forma de aceptación, y sí, pero nunca lo había relacionado con el cuidado. Muchas veces he encontrado frases que parecen alimentar más el ego que al amor propio, frases que navegan con bandera de “empoderamiento”, “soy mi mejor fuente de inspiración”, “soy más fregón que todos y que se frieguen”, “Yo brillo donde sea”, etc… y al final siento que tapan un huequito del ego, pero nunca terminan de llenar el alma.

Después de mucho analizar, la respuesta que yo encontré es porque el alma es sencilla, humilde y generosa, por eso este tipo de “amor propio” nunca termina de llenar. A ella no le interesa ser mejor que nadie, brillar por encima de los demás, inclusive “estar empoderada”. El alma es inquieta y quiere ser feliz, plena, compartir… y sobre todo, quiere amor del bueno.

Por eso cuando escuche “yo relaciono el amor propio con el cuidado”, me hizo sentido. Porque el amor del bueno es el que cuida. Y claro, me puso a reflexionar en cuanto al amor propio que yo he estado practicando hacia mi persona, y bueno, la cosa se puso intensa porque aunque no me considero una persona con baja autoestima, no me estaba cuidando como debía y era momento de analizar por qué. Historia corta: llevo dos cuidando mi alimentación, lo que consumo, haciendo ejercicio, cuidando mis palabras, descansando como mi cuerpo se merece, etc.

El amor del bueno es el amor propio que sólo tú puedes darte. Cuida lo que te rodea, cuida tu cuerpo, cuida tu espacio, cuida lo que consumes, cuida las palabras que te repites a ti mismo, cuida todo de ti. Es la mejor manera de decirle a tu alma y a tu persona, lo mucho que lo amas, aceptas y respetas.

El amor propio no tiene nada que ver con la superioridad, el ego ni con el “brillar más fuerte”. El amor propio es aceptar tu propia naturaleza, con toda humildad y cariño. El amor propio se fortalece del amor que te rodea. El amor propio no se trata de colores, tamaños, números, sino de esa paz contigo misma que nace de ti. El amor propio sólo atrae más amor. El verdadero empoderamiento es el amor que consume tu alma. El amor propio es amor del bueno.

La próxima vez que busques fortalecer el amor propio, recuerda esto: el amor propio es cuidarte, es mirar hacia tus adentros y respetarte, aceptarte con humildad. Eres suficiente y valiosa (o), por eso te mereces puro amor del bueno.

Con cariño,

Vianey.

Ilustración de http://hawaiing.tumblr.com/

Inspiración

Carta al universo digital.

Me presento, por si es la primera vez que pasas por aquí.

Mi nombre es Vianey y cuando tenía 15 años experimenté por primera vez un trastorno mental: depresión. Solamente llegó y me quedé vacía. Y si nunca has experimentado la depresión, debes saber que el verdadero problema no es la tristeza, sino la ausencia de ti. Tomé algo de medicamento, fui a un par de sesiones con una psicóloga y listo, regresé.

Pero lo que yo creía había sido algo pasajero, había sido la sala de espera de algo más grande.

A los 18 años viví el primero de muchos, pero muchos ataques de pánico. Y ahí, sucedió todo lo contrario a la depresión, en lugar de quedar vacía, mi mente se llenó de pensamientos obsesivos, miedos, etc. ahora mi realidad tenía un nuevo nombre: trastorno de ansiedad y ataques de pánico – welcome to my life! – fui a terapia con diferentes psiquiatras, tomé algo de medicamento y logré calmar mi mente, pero a diferencia de la depresión, sabía que había apaciguado al monstruo, pero ahí seguía y tenía que enfrentarlo de una vez por todas.

Obviamente hace 13 años, estaba en un lugar muy diferente al que estoy ahora, no habría podido articular ni mucho menos escribir estas líneas, tenía miedo de perderme para siempre, de que “esto” fuera lo que me definiera, de que mi vida estuviera arruinada, y lo peor: pensaba – muy equivocadamente – que era la única persona en el mundo pasando por esto.

No sabía que como yo, habían muchas personas que estaban enfrentando la misma batalla, tal vez en diferente escenario o monstruo, pero al final la estaban pasando igual de mal que yo.

Ahora, cuando leo los primeros párrafos de esta carta me escucho totalmente ansiosa – y sí – pero la realidad es que también soy una persona positiva y entusiasta, ese tipo de persona que no esperarías que algo así le pasara y que podría asegurar que si yo no te contara esto, ni podrías sospecharlo… a menos que me conocieras muy, muy bien y vieras esos miedos que de vez en cuando se asoman por mi personalidad aprensiva, pero a primera vista soy una combinación entre Elf El Duende y Winnie The Pooh…. así que para nada creas que esto es una carta triste, al contrario, es una carta de esperanza.

Me tocó vivirlo y enfrentarlo, tuve que cruzar el campo, enfrentar fobias, vencer miedos y aceptar mi historia, el tiempo en que me tocó vivirlo y que no era la única que pasaba por esto. Que mi historia – por muy dolorosa que haya sido – tenía una misión.

Lanzo esta carta al universo digital con un mensaje de esperanza, porque aún en los momentos más oscuros, algo bueno se escondía detrás de ellos, aprendí a conocerme, a cuidarme, a aceptar mis miedos y pedirles que me acompañen en este viaje, y a costa de muchas noches de insomnio, lágrimas, terapia, y de vez en cuando medicamento, aprendí a vivir plena y feliz, aún y con mi ansiedad. Esto me tomó 13 años, así que claro, no fue nada fácil.

Mi última temporada de ansiedad sucedió el 10 de febrero de este año, y duró un mes aproximadamente, y sé que existe una alta probabilidad de que no sea la última, pero ahora no tengo miedo, porque sé que no estoy sola en esto, me tengo a mí, tengo a muchas personas que me rodean, y sobre todo no soy la única. Somos muchos los que nos recordamos “todo va a estar bien, esto va a pasar, nada más recuerda respirar”.

Hoy sé que la ansiedad no me define, que yo soy mucho más que ella y no me da vergüenza contar mi historia, porque gracias a ella estoy aquí. Tuve que superar fobias, miedos, desmenuzar mis emociones, pararme frente al monstruo que habita en mi cabeza y decirle: Bring it on, para poder entender que lo más valioso es la esperanza. Saber que vienen días mejores, y que nunca, pero nunca hay que rendirse. La toalla no se tira.

Lanzo esta carta al universo digital porque tengo fé que si alguien esta pasando por algún momento difícil, y mi historia puede ayudarlo, los días malos habrán valido la pena.

Lanzo mi carta al universo digital, porque quiero que mis días difíciles trascienden y no sean simplemente un mal recuerdo, sino una serie de lecciones de como nunca rendirse.

Pero claro, mi historia no termina aquí, cada día descubro algo nuevo, enfrento mis miedos y tengo una inmensa inquietud por vivir… vivir simple y colorido, porque cuando has conocido la oscuridad y el alboroto de la mente, lo único que quieres es eso: simplicidad y color.

Es importante para mí empezar a compartir aquello que he aprendido, para que tú también puedas construir una vida simple y colorida, porque sé que aunque nuestras historias sean diferentes, nos hemos enfrentado al dolor, y sé también que no importa lo que estés viviendo: va a pasar y todo va a estar bien.

Escribo esto, porque me hice una promesa de compartir en este – nuevo – mundo digital, aquello que trascienda, que ayude, que permita crecer. Escribo esto porque mi alma me lo pide.

Así que esta soy yo: una persona colorida, entusiasta, positiva y con una maleta de ansiedad. Un ser humano que ha sufrido, que – una disculpa por el francés – se la he pelado para estar en donde está y que no se rinde, que quiere más de la vida, porque sabe que vale la pena. Soy una persona en busca una vida simple, plena y colorida, y que quiere que tú también logres, a pesar de tu maleta, porque TODOS merecemos disfrutar de este viaje: enamorarnos hasta los huesos, reír hasta que duela, perderse. encontrarse, comer, brincar, bailar, y romperse de vez en cuando para darnos cuenta de que estamos hechos.

Hoy a mis 31 años entiendo porque llego la ansiedad a mi vida: para que yo pudiera ser la de hoy, la que está escribiendo esta carta con paz y calma en su corazón coexistiendo con la ansiedad, y si puedo ayudar a una persona en su camino, pues que así sea.

Por eso, aquí está mi manifiesto de mi participación en el universo digital (redes sociales), lo comparto contigo con todo el amor del mundo:

Con cariño, V.

Imagen vía Pinterest.

Estilo

El fenómeno Jungalow que debes conocer

El término #Jungalow es un juego de palabras entre Jungle y Bungalow, ósea la jungla y las famosas chozas. Pero para entender mejor de qué trata un Jungalow, tenemos que conocer a la creadora del término, Justina Blakeney, una mujer vibrante y creativa, que un día se dio cuenta que su propia casa era una excéntrica combinación entre lo selvático, colorido y acogedor, una combinación a la que nadie pudo resistirse. Justina abrió su blog, y el resto es historia. Ahora todo el mundo quiere sumarse al estilo jungalow y ella es una de las diseñadoras más cotizadas.

Ahora, ¿cómo aplico Jungalow en mi espacio?, lo bonito de ello es que no es caro, imposible, ni difícil. Pasar de una casa normal a bungalow nada más requiere de textiles, colores, recuerdos de viajes y muchas, pero muchas plantas, y claro, de meterle personalidad.

Pero, al final lo que hace extremadamente especial a este estilo, es lo conectado que debe de estar con tu personalidad, ya que es tu espacio y tiene que hablar de ti, no se trata simplemente llenar de plantas tu casa, sino buscar los colores, los recuerdos que te identifiquen, que tu espacio sea una extensión de tu propia persona. Creemos que esa es la esencia de #Jungalow.

¿Ya habías escuchado el término?, ¿Te gustaría incorporarlo?, ¡Cuéntanos!

Por Vianey Gutiérrez

Fotografías via Pinterest

 

Vida

¿Tu primer tatuaje?

Ok, empecemos por aceptar que en temas de tatuajes hay gente que los ama, y hay quienes no. Y está bien, no todo el mundo tiene que estar de acuerdo, pero es muy importante respetar que un tatuaje es un proceso y decisión muy importante para una persona. Yo desde bien chavita supe que tatuarme era para mí, me gustaban mucho y fantaseaba con ellos. Ya en la vida adulta me inicié con ellos y ahora tengo 7 en mi cuerpo que atesoro con todo el corazón, no todos son mis favoritos, pero detrás de cada uno de ellos hay una historia que compartimos, es como entrar en una nueva relación con tu cuerpo. Un tatuaje puede ser una huella en tu historia, o simplemente un accesorio. Sea como sea es bueno investigar antes de la gran decisión. Hace un tiempo leí que de todo lo que invertimos, un tatuaje es lo único que en sí te vas a llevar a la tumba, por eso vale la pena invertir inteligentemente.

Claro que todos los que nos hemos tatuado, aprendido algo, y yo te quiero compartir mis tips más sagrados a la hora de rayar tu cuerpo para la eternidad (se escucha bien fuerte, pero así es, tienes que estar muy consciente de esto antes de tomar la decisión)

Dicho esto, si eres de las personas que está lista para hacerse su primer tatuaje, esto es lo que debes saber:

  1. Ya lo dijimos antes, un tatuaje te lo llevas al tumba y es algo con lo que te tienes que comprometer, así que piensa bien “eso” que estás pensando en tatuarte, si tiene un significado o no, si es moda o si es algo que va con tu estilo de vida y con quién eres. Piensa que entrarás a una nueva relación con tu piel y tienes que estar lista para comprometerte con ello, porque ello estará ahí para siempre.
  2. Elige con pinzas al tatuador. Tienes que ser muy selectiva, conoce el lugar dónde te quieres tatuar, consulta tus dudas antes y no te sientas mal por ser exigente, es una gran inversión y necesitas encontrar alguien que logre plasmar lo que deseas en tu piel. Recuerda que hay tatuadores que se especializan en algo determinado (líneas, tatuajes a color, etc.) investiga bien su trabajo y si es lo que estás buscando.
  3. Sharpie before ink. Rayate antes, aunque no sea lo que quieres pero si en dónde te gustaría, puedes hacer una figura y la idea es que veas como te sientes durante el día con ese dibujo y sí es el lugar indicado.
  4. Considera el dolor. En mi caso tengo muy poca tolerancia al dolor, para mi primer tatuaje escogí uno de los lugares que más duele (el empeine del pie) y no pude dejar que terminará por el dolor. Considera tu umbral del dolor, si sabes que no aguantas mucho busca un lugar que duela menos (no tan cerca de los huesos).
  5. Sí duele. Puede que algunas personas te digan que no duele, y otras que si. Pero al final es un proceso doloroso para tu cuerpo así que no tomes alcohol y duerme bien un día antes, ese día come antes para que no te agarre el hambre y ve acompañado de alguien si estás muy nerviosa.
  6. Una vez tatuada, no te rasques y mantenlo hidratado, esto va a ser la diferencia entre una buena cicatrización o no. Si ya lo tienes cuídalo, pero sobre todo disfrutálo.
  7. No te tatúes si es un mal día, te peleaste con alguien o estás pasando por un mal momento, porque seguramente cuando notes tu tatuaje te transporte a ese etapa de tu vida. Mejor, espérate a que pase ese “momento” para hacer de tu tatuaje, una experiencia positiva. 

Un tatuaje se convierte en un lunar más en tu cuerpo, llega un punto que no lo notas, pero siempre estará ahí para recordarte quién fuiste y hacia donde vas.

Con cariño,

Vi.

Vida

¡Vámonos a Chicago!

Lo primero, el viaje.

A la hora de planear tu viaje ten en cuenta que Chicago tiene 3 aeropuertos, dos de los cuales son comerciales, Midway y O’Hare, toma en cuenta esto cuando compres tus boletos. En mi viaje pasó que quedé de verme allá con una amiga y resultó que yo llegué a uno y mi amiga al otro. Ni hablar, así es como uno aprende.

Mi recomendación es que te hospedes en el centro de la ciudad, puedes encontrar algunos hostales económicos y bonitos como el Freehand Chicago y HI Chicago. Otra opción es rentar un AirBnb, sólo ten en cuenta que hay partes de la ciudad que no son tan seguras así que lee bien los comentarios e informate bien en el área en la que estarás.

El metro de Chicago es la forma más económica de moverte y tiene la ventaja de estar muy bien señalizado, puedes comprar una tarjeta de viajes ilimitados por el número de días de tu estancia. Sólo como advertencia, hay olores muy particulares ahí, mucho más que en otros metros que me ha tocado visitar.

Prepárate para el clima que es super húmedo, lo que significa que los meses de calor que son poquitos (junio, julio y agosto) te da el llamado bochorno aunque de todas formas recomiendo llevar un suéter. En los demás meses hace frío y de noviembre a febrero, mucho mucho frío así que ve con ropa adecuada. Julio es el mes con más lluvias. Mayo y junio son los meses con más lluvias.

Los Must

De la ciudad los lugares más conocidos o turísticos son el llamado frijolito, que está al centro del Millenium Park, aquí también es super recomendable que rentes una bici y te pasees por el Lakefront trail, la vista es una de las mejores, vas con sombrita y el airecito de la playa, fue mi momento favorito del viaje.

La Torre Willis (antes llamada Sears) es donde te puedes tomar la muy famosa foto en la caja de cristal suspendida en lo alto de la torre. Si decides ir, como tip, formate en las filas en donde está el personal del lugar tomando las fotos, de igual forma puedes tomar algunas con tu cámara y la compra es opcional pero avanza más rápido porque hay límite de tiempo para estar ahí. Si te quieres saltar la fila eterna que tiene este lugar y no te importa tanto la foto puedes visitar también el bar del Signature room y disfrutar de la vista en la comodidad de tu mesa.

El Navy Pier.  Pasea por la orilla del lago Michigan, sube a algunas de las atracciones y tómate una cerveza mientras escuchas música en vivo en alguno de los restaurantes.

Extras

No todos saben que la comedia es uno de los sellos de Chicago por lo que no te puedes ir sin visitar un bar para reírte un rato. The Second City es el más famoso, sólo recuerda comprar tus boletos con tiempo porque se agotan.

El Wringley Stadium. Apoya al equipo local, los Cubs, en un ambiente animado y familiar, vive el fin de semana como lo hacen los locales.

El acuario de la ciudad es variadísimo, puedes aprender desde la fauna local del lago hasta criaturas de las profundidades.

Visita los Beer arcade o arcade bars, revive la nostalgia de ser niño pero disfrutando de una bebida o cerveza con juegos tipo maquinita.

Agenda un tour por una cervecería local y prueba la variedad de productos artesanales que la ciudad tiene para ofrecer.

La comida

Otro de los fuerte de la ciudad es la riquisísima comida. La “deep dish pizza” del Giordanos es imperdible, tan típica como los lugares de los que platicamos. Tiene varias sucursales y no les miento, usualmente hay fila de unos 45 min. por lo que recomiendo ir armado de paciencia, la ventaja es que te toman nombre, pedido y teléfono por lo que te puedes pasear mientras te mandan mensaje. Otra opción es preordenar en línea para ganar tiempo. En mi visita nos tocó que el restaurante que está cerca de la Torre Willis tenía entrada directa lo que fue una bonita sorpresa.

Animated GIF - Find & Share on GIPHY

Para la mañana puedes visitar el Wildberry pancakes cerca del Millenium park, que tienen unos desayunos de-li-cio-sos y super llenadores aunque, de nuevo, usualmente tienen fila pero igual te puedes pasear en el parque o la plaza comercial cercana mientras llega tu turno. 

En mi visita fuimos también al Small Cheval que tiene las hamburguesas más atractivas en un espacio muy acogedor y medio “hipster”. Probamos la mejor comida Thai de la zona en el Star of Siam y para mi sorpresa una buena comida mexicana (sin queso amarillo gracias a Dios) en el Xoco.  En el mismo Downtown puedes visitar también The Purple Pig para unas tapas y vino y si estás dispuesto a moverte un poquito, recomiendo Sweet Mandy B’s para el postre.

Por Vanessa Guerrero